Buñuelos crujientes de patata y queso

Dificultad: 
Baja
Tiempo de preparación: 
0:30

Para el escabeche, coloca la remolacha en un tazón y sazona con el azúcar y la pimienta de Jamaica, una pizca de sal y un poco de pimienta. Mezcla bien y reserva durante unos minutos. Elimina cualquier exceso de líquido, añade el vinagre y mezcla bien.

Para los buñuelos, pon las patatas en un tazón y sazona con sal y pimienta y con las semillas de alcaravea. Añade las cebolletas y el queso. Vierte el huevo y la cerveza, revuelve, y mezcla con la harina para obtener una masa espesa.

Vierte 2,5 cm de aceite en una cacerola profunda y calienta a 180°C. Para comprobar que el aceite está suficientemente caliente, vierte un poco de la masa preparada: si chisporrotea y la masa se dora en un minuto o menos, está listo. Vierte cuidadosamente las cucharadas de la masa en el aceite caliente y fríe los buñuelos durante un minuto, dales la vuelta y sácalos cuando estén dorados y firmes con la ayuda de una cuchara ranurada. Colócalos sobre un papel de cocina para retirar el exceso de aceite.

Sazona con un poco de sal y pimienta y sirve con la remolacha en escabeche.

Ingredientes: 
  • 100 g de patatas sobrantes al horno, hervidas o crudas, ralladas.
  • ½ cucharadita de semillas de alcaravea. 2 cebolletas tiernas, en rodajas finas. 50 g de queso duro, como parmesano, finamente rallado. 1 huevo batido. 3½ de cucharadas de cerveza fría o agua. 50 g de harina con levadura. Aceite de girasol, para freír.
  • Para el escabeche: 1 remolacha, pelada y cortada en palitos largos y delgados. 1 cucharadita de azúcar glas. 1 pizca de pimienta de Jamaica. Sal. Pimienta negra recién molida. 2 cucharadas de vinagre de sidra.
Autor: 
Tim Maddams.