Canales cortos

Los canales cortos de comercialización reducen el número de intermediarios entre la producción y el consumidor (la Estrategia considera un máximo de un intermediario). Al acortarse la cadena de distribución, se contribuye a reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos al ser necesaria una menor manipulación de los alimentos, por disminuir el tiempo que deben mantenerse en condiciones controladas y por conservarse durante más tiempo una vez llegan a los hogares.

Se trata de un modelo de comercialización en alza que debe adaptarse a las necesidades y exigencias cambiantes de nuestra sociedad, contribuyendo a un consumo responsable y respetuoso con el medio ambiente.

Existen distintos modelos de canales cortos , entre los que se destacan la venta online a través de internet, ya sea de productores individuales o a través de plataformas de venta conjunta, la venta directa en la explotación o en tiendas propias, los mercados, los grupos de consumo, la distribución en tiendas locales...

En la web del Observatorio de Precios de los Alimentos encontrarás información sobre los precios semanales de muchos productos en origen, merca y destino, así como ejemplos de formación de precios a lo largo de la cadena alimentaria.

Cuestiones claves para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos

  • Apostar por los productos de temporada y de proximidad.
  • Mantener una buena comunicación con los clientes para ajustar oferta y demanda y estándares de calidad exigidos.
  • Facilitar información y asesoramiento a los consumidores sobre la forma de manipular, conservar y elaborar los productos que adquieren.
  • Aprovechar las nuevas tecnologías: el diseño de apps para dispositivos móviles puede facilitar la gestión de los pedidos y resultar beneficiosas para los clientes al hacer su compra más ágil y sencilla, pudiendo además incluir extras de su interés como recetas de cocina o trucos de conservación.
  • Realizar auditorías para identificar los puntos donde se generan las pérdidas y desperdicio de alimentos y sus causas, tomar medidas para su reducción o eliminación y realizar un seguimiento de los resultados.
  • Incluir la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos dentro de la política de responsabilidad social empresarial, haciendo partícipe a todo el personal laboral y a las relaciones con distribuidores (en su caso) y clientes.
gris