Bizcochos… ¡al congelador!

Abril 2019

En Semana Santa los bizcochos y mantecados son postres típicos que se presentan bajo distintas variantes y nombres, como Monas o Bollos de Pascua. Si quieres hacer tu propio bizcocho pero siempre acabas tirando la mitad, ¡haz hueco en el congelador! Se puede congelar y disfrutar cuando más la necesites. Aquí van algunas reglas que se recomiendan seguir:

1.- Para introducir el bizcocho en el congelador, espera que se enfríe si lo acabas de sacar del horno. Envuélvelo en papel de aluminio o film y mételo en un recipiente para evitar posibles deformaciones.

2.- Adelántate a las necesidades y congela en porciones, así no desperdiciarás nada de nada.

3.- Los productos rellenos de mermeladas y cremas de chocolate se pueden congelar, al contrario que los rellenos de merengues, natas y cremas, que pierden calidad. ¡Rellénalos una vez descongelados!

5.- Descongela a temperatura ambiente sin retirar el envoltorio… ¡Y disfruta de tu bizcocho una vez más!